No hay mayor causa de llanto que no poder llorar - Séneca